Banner Image

Proyecto educativo
Centro Infantil Mumakids

En Mumakids creemos en el respeto por la individualidad y el desarrollo evolutivo de cada niño, ya que los intereses, motivaciones y ritmos de cada uno de ellos son muy diferentes.

Entendemos que nuestros pequeños son los verdaderos protagonistas de su aprendizaje. Basamos nuestro método educativo en guiar y dar respaldo a sus inquietudes, acompañándoles en esta búsqueda de nuevas aventuras, dotándoles de las experiencias, materiales y espacios necesarios para que se ejerza un buen desarrollo de la CURIOSIDAD, la IMAGINACIÓN y la CREATIVIDAD.

Por ello, podemos decir que nos basamos en un proyecto abierto y flexible que fomenta la participación activa y autónoma del niño que, motivado por su propio interés, disfrutará con las actividades que lo llevarán a manipular, descubrir y explorar, produciéndose así el verdadero aprendizaje.

Para que el niño florezca (crezca en plenitud) necesita, además de un entorno rico, amor y seguridad, libertad y límites.

Mar Romera
Aprendo jugando

A través del JUEGO LIBRE los niños exploran el medio que les rodea para recrear situaciones e inventar sus propios mundos.

Emociones

La INTELIGENCIA EMOCIONAL engloba la autoestima, el control de impulsos, la motivación, las habilidades sociales…

Mi proyecto

Si el niño toma las riendas de su aprendizaje podrá disponer de las armas necesarias para tomar decisiones futuras.

Enjoy & learn

Comenzamos la iniciación al inglés de una manera natural, a través del juego, cuentos, teatrillos, acciones de la vida cotidiana y, por supuesto, la música.

EL VALOR DEL JUEGO

El juego, recurso natural inagotable, se merece un lugar muy especial en la infancia.

Es la mejor forma de desarrollo y de aprendizaje en los niños. Ha de ser libre y placentero y nacer de la espontaneidad.

Los niños necesitan libertad para curiosear, probar, equivocarse y modificar sus conductas, y así ir adquiriendo poco a poco su autonomía.

En la primera infancia lo más importante es acompañar en el JUEGO LIBRE y facilitar el JUEGO SIMBÓLICO, planteándoles diferentes posibilidades para que su experiencia sea rica y variada.

A través del JUEGO LIBRE los niños exploran el medio que les rodea recreando situaciones e inventando sus propios mundos.

Son ellos quienes deciden a qué dedican su tiempo dependiendo de sus intereses y su momento madurativo, aprendiendo así a reconocer y expresar sus sentimientos, a respetar los materiales, el entorno y a los demás, a resolver conflictos…

Hay que resaltar la importancia del juego libre con materiales no estructurados como forma de estimular la creatividad y la imaginación.

El JUEGO SIMBÓLICO, basado en la imitación del mundo adulto, facilita la actividad exploratoria, la creatividad y la comunicación. De este modo el niño pasa continuamente de una situación real a una imaginaria, imitando situaciones de la vida real y poniéndose en la piel de otras personas.

LA IMPORTANCIA DE SABER CÓMO NOS SENTIMOS

Las emociones y los sentimientos son un eje principal en nuestro Proyecto. Si el niño entiende y aprende a gestionar sus emociones desde pequeño, lograremos formar mejores personas para el día de mañana.

La Inteligencia Emocional se puede definir como ‘la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar las emociones propias y, por otro lado, empatizar y manifestar habilidades sociales en relación con los demás’.

Las emociones infantiles son espontáneas, intensas, muy frecuentes y expresan el momento presente. Los niños sobre todo sienten, los adultos pensamos, nos basamos más en la razón. No existen emociones buenas o malas, positivas o negativas. Todas ellas son necesarias y se pueden entrenar. Puesto que todas ellas forman parte de nuestra vida, es necesario que los niños aprendan a gestionarlas para que puedan ser personas seguras e independientes.

En la primera infancia debemos educar en los niños las EMOCIONES PRIMARIAS: la alegría, el asco, el miedo, la ira, la tristeza y la sorpresa. Todas ellas son innatas en el ser humano.

«Para educar la Inteligencia Emocional, debemos ponernos en el lugar del niño, escucharle, darle confianza para que explore y aprenda, creando un clima seguro en el que no se sienta juzgado, no sobreprotegerlo, ayudarle a pensar, fijarle metas, enseñar una actitud positiva, incentivar su curiosidad, iluminarle el camino dándole alas para que pueda aprender a volar él solo…» (Cristina Hermosa, psicóloga infantil).

Los niños deben aprender a vivir, a equivocarse y a fracasar. Es necesario que un niño sienta admiración, seguridad y curiosidad para que se dé un buen aprendizaje.

Otro punto importante en la Inteligencia Emocional es la empatía, la capacidad de ponerse en el lugar del otro. Si el niño sabe reconocer, manejar y expresar sus sentimientos, podrá entender el punto de vista de los demás, facilitando la comunicación y las relaciones sociales.

APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS

Lo más importante para trabajar en el marco del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) es desarrollar una actitud basada en escuchar a los alumnos y en atender sus intereses y necesidades.

Para que los niños encuentren sentido a su proyecto, deben sentirse identificados con él haciéndolo suyo, sintiendo que les pertenece.

El niño debe ser el protagonista de su aprendizaje y vivir sus propias experiencias. Sólo de este modo adquirirá sentido para él y podrá interiorizar los nuevos aprendizajes.

La curiosidad, la sorpresa, la admiración y la seguridad son emociones y sensaciones que han de ser reales, hay que vivirlas y sentirlas, creando así una experiencia de vida y de aprendizaje.

Los niños cometerán sus propios errores y nuestro papel consiste en estar ahí para prevenirlos, ayudándoles a saber intuirlos y a reflexionar sobre ellos.

Nosotras debemos actuar como guías proporcionando los recursos necesarios, trabajando las diferentes inteligencias, las competencias básicas y promoviendo la colaboración y las habilidades sociales.

Es beneficioso ceder el protagonismo a los niños para que aprendan haciendo, para que aprendan juntos, para que cada uno de ellos crezca a partir de su nivel de desarrollo.

Si el niño toma las riendas de su aprendizaje podrá disponer de las armas necesarias para tomar decisiones futuras.

ENJOY & LEARN

Teniendo en cuenta la importancia de iniciarse en una nueva lengua en los primeros años de vida, comenzamos la iniciación al inglés de una manera natural a través del juego, cuentos, teatrillos, acciones de la vida cotidiana y, por supuesto, la música. De este modo el oído se va educando para favorecer la comprensión de la lengua inglesa y así facilitar su aprendizaje.

Conozco mi cuerpo

Conocer y controlar progresivamente el cuerpo, provocando que el niño actúe poco a poco de una manera más autónoma.

Inteligencias múltiples

Este nuevo enfoque permite dar respuesta a la diversidad del alumnado teniendo en cuenta que cada uno tiene intereses, capacidades, motivaciones y estilos de aprendizaje distintos.

Habilidades sociales

Hay que mostrarles el camino para adquirir unas buenas habilidades sociales, ya que éstas se aprenden por imitación, no vienen dadas.

CONOZCO MI CUERPO

  • Psicomotricidad

Centrada en el Desarrollo de las Habilidades Motrices que ayudan a descubrir, conocer y controlar progresivamente el cuerpo, provocando que el niño actúe poco a poco de una manera más autónoma.

Es un instrumento válido para observar y explorar el entorno inmediato, así como para representar y evocar diferentes aspectos de la realidad vividos. Además, ayuda a utilizar el lenguaje de forma ajustada y a enriquecer y diversificar las posibilidades expresivas del niño, así como a desarrollar su capacidad de socialización.

  • Yoga

Incorporar esta disciplina en la vida de los niños les permitirá mejorar la atención y la concentración, canalizar las emociones, disminuir la ansiedad y el estrés y reforzar la autoestima.

Los juegos de yoga ayudan a centrarse en la respiración, relajarse o estirarse para sentirse más tranquilos, revitalizados y listos para afrontar sus bulliciosas actividades cotidianas.

  • Instalaciones de juego y simbolización

Espacio físico donde se representan diferentes situaciones para que el niño pueda manipular y crear a su antojo. Inducen al cambio, a la transformación de la realidad para que ésta vuelva a ser transformada tantas veces como el niño desee, fomentándose de este modo la IMAGINACIÓN y la CREATIVIDAD.

Es importante contar con áreas dotadas de la mínima esencia para que surja el juego en un espacio amable, acogedor… Utilizamos materiales con propiedades que contrasten entre ellas (lleno-vacío, color-neutro, pesado-ligero, rígido-moldeable…).

INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

Las Inteligencias Múltiples suponen un nuevo enfoque en cuanto a la innovación metodológica en el actual sistema educativo.

Este nuevo enfoque permite dar respuesta a la diversidad del alumnado teniendo en cuenta que cada uno tiene intereses, capacidades, motivaciones y estilos de aprendizaje distintos.

Y es que, la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gardner, posibilita la incorporación de estrategias de aprendizaje motivadoras, novedosas, creativas, etc., proporcionando al niño protagonismo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, acercándolo al conocimiento de forma creativa y aumentando así el desarrollo de todas las inteligencias.

Gardner en un principio habló de siete inteligencias naturales en el ser humano: la lingüística-verbal (dominio del lenguaje), la musical (composición de una pieza musical), la lógico-matemática (relaciones lógicas), la espacial (orientación), la corporal-kinestésica, (coordinación de movimientos corporales), la intrapersonal (conocimiento de uno mismo) y la interpersonal (relación con los demás).

Posteriormente incluyó cinco más: la naturalista (sensibilidad hacia el mundo natural), emocional (gestión de las emociones), existencial (sentido de la vida), creativa (innovación) y colaborativa (trabajo en equipo).

Todas las Inteligencias son educables y están presentes en cada una de las etapas educativas. Consideramos fundamental su presencia en Educación Infantil, ya que están orientadas a proporcionar estímulos significativos en un momento sensible del desarrollo, con una gran repercusión en la asimilación de aprendizajes posteriores.

La estimulación de todas las inteligencias ayuda a un desarrollo armónico y global del niño. En la Escuela Infantil debemos ofrecer los estímulos y las oportunidades necesarias para favorecer el desarrollo neurológico de los niños, estableciendo una base sólida y diversificada sobre la que asentar futuros aprendizajes, intereses y habilidades.

HABILIDADES SOCIALES

Tal y como apuntaba Callejón en 2001, tener una competencia social adecuada facilita a los niños los instrumentos necesarios para que sean capaces de tener una buena autoestima, crear lazos afectivos y relacionarse positivamente con los demás, tomar decisiones responsables y resolver los conflictos de forma positiva.

Es importante mostrarles el camino para adquirir unas buenas habilidades sociales.

A estas edades cabe destacar las siguientes:

RELACIONES INTRAPERSONALES

Autocontrol: Para regular nuestras emociones, pensamientos y conductas.

Autoestima: Valoración que realizamos de nosotros mismos. Según sea alto o bajo el nivel de autoestima, los esfuerzos se centrarán en intentar obtener nuevos éxitos o en intentar evitar nuevos fracasos (Vaello Orts, psicopedagogo, profesor y escritor, 2005).

Resiliencia: En términos educativos se refiere a la “capacidad de superación de las adversidades, saliendo fortalecido y transformado positivamente por la experiencia”  (Rutter, padre de la Psicología Infantil, 1993).

RELACIONES INTERPERSONALES

Empatía: Capacidad de percibir, compartir y comprender lo que otro puede sentir. Se refiere, entre otras cosas, a la escucha activa, la comprensión y el apoyo emocional.

Asertividad: Expresar y defender los derechos y opiniones respetando los de los demás.

Apego: Los lazos afectivos con otras personas nos producen seguridad. Las personas con un apego seguro son más sociables, empáticas, se relacionan mejor con los demás y son capaces de controlar sus emociones o tomar decisiones de una forma más segura y acertada.

Comunicación: Capacidad de transmitir y compartir conocimientos, conceptos, ideas, sentimientos, emociones, estados de ánimo.

Cooperación: Colaborar y ayudar a los demás para conseguir un objetivo común.

Resolución de conflictos: Capacidad de solucionar un problema por sí mismo, buscando soluciones o alternativas.

Ponte en contacto con nosotras

Nos encantará ayudarte si tienes alguna pregunta o deseas ampliar información.